Rotundo éxito de «Cenas con el Tenorio»

  • b
  • g
  • e
  • d
  • h
  • a
  • ll
  • i
  • l
  • c
  • j
  • k

Ayer, 21 de noviembre de 2014, todos los asistentes acudieron a la cita en el Museo del Vidrio y Cristal de Málaga, donde emblemáticos personajes de la célebre obra de José Zorrilla, «Don Juan Tenorio» cobraron vida.

Ciutti, interpretado por Juanjo Carretero, hizo de perfecto anfitrión. «En el mes de las ánimas…cuando el manto frío cubre con su capa blanca la hacienda de mi Señor…henos aquí reunidos para contarles las aventuras de mi amo Don Juan Tenorio que allá arriba en los cielos, vive el amor eterno con Doña Inés de Ulloa…»

 

Y se pudieron contemplar a través de las escenas del desafío entre Don Juan Tenorio y Don Luís Mejía (interpretados respectivamente por Francisco Javier Ferrera «Cisco» y Lolo Martín),  la conjura entre Don Juan Tenorio y Brígida (esta última interpretada por Ángeles Reyes), los preparativos del romance entre Brígida y Doña Inés de Ulloa (Celia Ferrer da vida a la dulce novicia), el complot entre Brígida y Ciutti, dando un punto picante a la noche,… y cómo no, la más famosa declaración de amor de la historia literaria española, que hizo poner los vellos de punta a más de uno, escuchándose de fondo «Para Elisa», la polular pieza de Beethoven:

[…] ¿No es verdad, ángel de amor,

que en esta apartada orilla

más pura la luna brilla              

y se respira mejor? […]

 

La noche da un giro con el combate entre Don Juan Tenorio y Don Luís Mejía, cuyos ánimos exaltados desembocan en un vivo e impresionante duelo a muerte…. la figura de la guadaña,  hace su aparición llevándose el alma de la desdichada Inés, a los pies de cuya tumba llora su Don Juan, en una escena sublime de arrepentimiento y despedida. Y la misteriosa, temida e inevitable dama negra es encarnada magistralmente  por Ángeles Reyes, quien bailando al son del Concierto de Aranjuez del maestro Rodrigo,  «se lleva» al Tenorio, y al tiempo les «da vida eterna a los dos enamorados», para que allá en el cielo, como bien adelantó Ciutti a todos los invitados, aun hoy , vive el amor eterno de Don Juan Tenorio con Doña Inés de Ulloa…»

 

hNo faltó la ambientación musical, la cena fue amenizada por la pianista Irene Gómez, que hizo sonar el antiguo y valioso piano del museo con obras de maestros del Romanticismo . Tampoco faltó el baile, Toñi López y Verónica Calvo deleitaron a los asistentes con danzas profanas del siglo XVI. Además, la velada contó con una lección magistral de esgrima a cargo de Pilar Béjar, monitora de este deporte, quien explicó curiosidades e hizo demostraciones con la ayuda de alumnos de su academia en Málaga.Y durante todo el tiempo que duró la cena, Saray Navas y Carmen Nieto, hicieron de perfectas mesoneras, al tiempo que anfitrionas y actrices, ayudando a amortajar a Doña Inés y siendo «la voz de ultratumba de la protagonista». Los exquisitos manjares también fueron protagonistas durante la cena; la cocina tradicional del siglo XIX acompañó a los asistentes haciéndoles sentir a través del gusto el «sabor del Tenorio».

 

RESULTADO: ¡un éxito rotundo!

 

GRACIAS a todo el equipo humano que ha hecho posible el nacimiento de una maravillosa realidad.

» Gracias por vuestra magnífica participación. TODOS sois importantes…hacéis grande el nombre de EVENTOS CON HISTORIA.» (Eduardo Nieto, director).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *