21 julio, 2024

COLISEVM

» ¡Pueblo de Jerusalén! Bienvenidos a estos juegos en honor a nuestro Sol Invicto, el emperador Tiberio. En su nombre, el procurador de Judea, presidirá la tribuna máxima. ¡Salve, Prefecto de Judea… Salve, Poncio Pilato!»
 

Así dio inicio el Vox Populi a este magno espectáculo que tuvo lugar en Carratraca el 22 de julio.

Detalles de la cultura del imperio romano se dieron a conocer a través de unos juegos en honor al emperador Tiberio. El público asistente se sumergió en el pasado de esta cultura: la entrada triunfal a caballo del procurador Pilato y su esposa Claudia, gladiadores, sibilas danzantes, un druida y su séquito  protagonizado por Doncella, el águila símbolo de este imperio y de la libertad, la elegancia y colorido de la centuria romana perteneciente a la hermandad del nazareno de Campillos… y La Pasión de Carratraca, un ritual que se renueva cada año.

Un sueño marcado por la premonición interrumpe los juegos. La lectura de un oráculo da un nuevo giro a los acontecimientos y los juegos se tornan en la Pasión y Muerte de Cristo que termina con su madre, María, en toda su soledad a los pies de la cruz y el Santo Traslado para dar paso a la resurrección.

Mucho ha sido el esfuerzo y la ilusión de las tres entidades implicadas en este ambicioso proyecto: la Asociación ‘La Pasión de Carratraca’, la Real, Ilustre y Venerable Hermandad del Santo Traslado y Nuestra Señora de la Soledad de Málaga y Eventos con Historia.

Igualmente, mucho también ha sido el sacrificio y compromiso de la Centuria Romana de la Real, Venerable y Muy Antigua Hermandad y Cofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno de la Misericordia y María Santísima de las Lágrimas de Campillos. Vaya a ellos nuestro más sincero reconocimiento.

Y agradecemos el apoyo y la labor realizada por la Fundación Málaga, el Ilmo. Ayuntamiento de Carratraca y la Excma. Diputación Provincial de Málaga. A todas las personas que se han volcado de corazón y que han contribuido en hacer realidad este sueño de llevar la cultura de Roma a través de las artes escénicas,  la recreación histórica y la tradición, simplemente, ¡GRACIAS!

Os dejamos con el reportaje fotográfico de aquella insólita jornada, en la que,  por un par de horas, vivimos Roma.

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *